Blog dedicado as actividades que realiza a oficina medioambiental da Universidad da Coruña

Los peligros del agua embotellada




En una de las campañas gráficas que intentan generar un cambio en el hábito de consumo de agua embotellada, una frase afirma: “El agua embotellada causa ceguera en los cachorros”. La campaña realizada por una organización en contra del agua embotellada, intenta reducir el consumo, y la frase por supuesto, es una mentira.
El objetivo de la campaña, es enfrentar a las grandes empresas embotelladoras de agua utilizando argumentos falsos. Según los responsables, el criterio comunicacional es el mismo que utilizan las grandes embotelladoras de agua para vender su producto: utilizar argumentos que no son ciertos, y que en muchos casos quedçan en evidencia. Las acusaciones contra muchas empresas embotelladoras apuntan a la instalación de una falsa imagen de un producto para una vida saludable, que además de contaminante, muchas veces es menos saludable que el agua de grifo.
Pero sobre todo, otro punto por el cual las empresas de agua embotellada están en el ojo de la tormenta, es el efecto contaminante de la industria: el trasladar agua embotellada desde distancias desorbitadas, hacia países desarrollados y en desarrollo que disponen de agua de grifo con niveles de calidad totalmente aceptables, resulta como mínimo injustificado. Si a ello sumamos el efecto de las botellas de plástico en el medio ambiente, es muy acertado replantearnos el modo en que nos comportamos para saciar nuestra sed.
Entonces: ¿cuál sería la razón por la que gastamos más dinero por obtener un agua que en muchas ocasiones es de menor calidad que la que obtenemos sin gastos extras simplemente pagando nuestros impuestos?. ¿Porqué optamos por gastar más dinero en comprar agua embotellada comercializada de un modo insostenible para el medio ambiente?
Hubo un tiempo durante el siglo XX, en que gran parte de la humanidad se convenció que había que comenzar a pagar por beber agua embotellada, una idea que fue impulsada por empresas que lo promocionaron como una moda, tal como lo cuentan en “La historia del agua embotellada”, un vídeo animado realizado por la activista Annie Leonard.
Este video, nos cuentan por ejemplo, que un tercio del agua embotellada proviene del agua de grifo, o que el 80 % de los envases de plástico terminan en rellenos sanitarios donde permanecerán por cientos de años. En el minuto 7:44 del vídeo se afirma “beber agua embotellada está en camino a convertirse en algo tan cool como fumar durante un embarazo”, una frase que intenta predecir la forma en que pensaremos el modelo de consumo de agua actual, sobre todo en países desarrollados. Y las razones para la afirmación parecen certeras. El consumo de agua embotellada comienza a disminuir en países como Estados Unidos (no está muy claro si es a causa de la crisis), donde aparecen alternativas como la venta de botellas reutilizables.
Mientras las grandes compañías de agua embotellada cambian sus campañas y su políticas para resaltar sus nuevos compromisos como el medio ambiente.
Mientras en muchos lugares concienciados con el problema y los riesgos para la salud, surgen iniciativas como en Canadá, con la campaña un día sin agua embotellada o ciudades como Toronto o Bundanoon, en Australia, que prohiben la venta de agua embotellada desde el año 2009 para reducir el impacto en el medioambiente. Por cierto, la medida sólo es posible en ciudades que cuentan con una red de agua domiciliaria saludable. De hecho, el disponer agua de grifo de calidad es una expresión de deseo en muchas ciudades, pero en tal caso, se trata de un derecho incumplido por parte de las autoridades responsables: el de disponer de agua limpia y segura.
El exigir agua de grifo saludable para todos, tiene una fuente de financiamiento más que lógica: disminuir el consumo de agua embotellada permitirá reducir la cantidad de residuos de plástico de botellas de agua embotellada, liberarando naturalmente los recursos del gobierno utilizados en el reciclaje y procesamiento del plástico. Mientras tanto, el compromiso personal de no consumir agua embotellada (a menos que seamos residentes en una comunidad con agua contaminada) es una idea loable y sobre todo, saludable con nuestro planeta.
Por todo ella animamos a la gente que quiera llevarse agua embotellada que esta sea en recipientes reutilizables de vidrio...Contribuyamos a tener un mundo más limpio reduciendo residuos innecesarios.

Este es el video de "La historia del agua embotellada". Muy recomendable.



Más info:
http://www.consumer.es/web/es/medio_ambiente/urbano/2007/05/13/162594.php

http://aguaplaneta.blogspot.com/2006/06/riesgo-toxico-de-los-envases-de-agua.html

http://elblogverde.com/5-razones-para-no-comprar-agua-en-botellas-de-plastico/



Share on Google Plus

2 comentarios:

  1. Pues si!!! es un negocio..y además, las botellas de plástico tardan en degradarse muchísimo tiempo (sólo hay que darse un paseo por las playas o bosques para verlo...una pena!!!).
    Ánimo con vuestro trabajo.

    ResponderEliminar
  2. Es un tema muy interesante y que por desgracia mucha gente desconoce...con lo fácil que es nuestra vida utilizando botellas de vidrio que podemos rellenar las veces que queramos.
    Nos alegramos que nuestros temas te gusten...seguiremos trabajando para traer más temas de interés.

    ResponderEliminar